sábado, 8 de junio de 2013

Árboles y fotosíntesis

Vamos a conocer el proceso de fotosíntesis en los árboles a través del siguiente vídeo:




Una planta tiene tres partes principales: raíces, tallo y hojas. Las raíces fijan la planta al suelo y absorben el agua y las sales minerales de la tierra. El tallo sostiene la planta y transporta en su interior el agua, las sales minerales y el alimento por toda la planta. Las hojas fabrican el alimento a partir de la luz del Sol, el aire, el agua y las sales minerales. La planta utiliza ese alimento para crecer.
Casi todas las plantas están formadas por tres partes: la raíz, el tallo y las hojas.
Sabías que tu vida depende de las plantas? Las plantas liberan un gas llamado oxígeno, que necesitas para respirar. También nos proporcionan.
Las plantas, al igual que los animales, son seres vivos, porque nacen, crecen, respiran, se alimentan y se reproducen. Los animales son organismos heterótrofos, porque no son capaces de fabricar su propia comida y tienen que alimentarse de plantas o de otros animales. Sin embargo, las plantas son organismos autótrofos, porque son capaces de fabricar la comida que necesitan utilizando la energía del Sol. ¡Las plantas son los únicos seres vivos que pueden producir su propio alimento!
Las hierbas, los helechos, los arbustos o los árboles son plantas. ¿Cuántas plantas conoces? Seguro que muchísimas. Algunas te las comes, como la lechuga, las espinacas o la coliflor. Otras tienen frutos o semillas que se comen, como las manzanas, las naranjas, los melocotones y los cereales. Además, algunas plantas adornan nuestros parques y jardines con sus bonitas flores, como las margaritas, las rosas o los tulipanes.
La mayoría de los seres vivos necesitan de las plantas para alimentarse. Las plantas producen alimento mediante la fotosíntesis, un proceso que tiene lugar tanto de día como de noche. Durante el día, la luz del Sol incide en la planta y es capturada por una sustancia llamada clorofila. La clorofila se encuentra en el interior de las hojas de la planta, en unas estructuras llamadas cloroplastos. Utilizando el agua absorbida por las raíces, la energía del Sol almacenada en los cloroplastos se transforma en otro tipo de energía, conocida como energía química. Durante este proceso, la planta libera oxígeno al aire, contribuyendo a crear la atmósfera de la Tierra. Durante la noche, la energía química almacenada en los cloroplastos se emplea para transformar el dióxido de carbono, que la hoja ha tomado del aire, en azúcar o glucosa. Ese azúcar es rico en energía y la planta lo utiliza como alimento para crecer..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada